realiza-la-entrevista-de-evaluacion-anual-de-tus-empleados
Home » Gestión » Realiza la entrevista de evaluación anual de tus empleados

Realiza la entrevista de evaluación anual de tus empleados

La entrevista de evaluación anual sigue siendo imprescindible en muchas empresas, generalmente al principio o al final del año. En general, la entrevista profesional es una reunión obligatoria entre el empleado y el empleador cada 2 años aunque, en la práctica, las empresas la organizan cada año. Se pretende considerar las perspectivas de desarrollo profesional del empleado y la formación que puede contribuir a ello. Momento privilegiado de intercambio entre empleador y empleado, este encuentro cara a cara no es un ejercicio fácil, sin embargo, y debe ser logrado para multiplicar por diez la motivación de sus empleados.

El contenido: evaluación y perspectivas

La entrevista anual es una oportunidad para hacer un balance del último año del empleado y para definir las perspectivas para el período venidero. Es necesario hacer un recorrido completo: informe de los objetivos planteados y alcanzados, fortalezas y áreas de progreso, calidad de las relaciones laborales con la jerarquía y compañeros, sentimiento general sobre el lugar ocupado en la empresa, formación(es) prevista(s) s), evolución deseada, bonificación(es) y salario…

Para realizar este tiempo de intercambios, puedes ayudarte de una grilla de entrevistas en la que se listarán todos los temas a ser discutido con su empleado. También será útil para preparar la entrevista y resumir los resultados. Esta entrevista requiere cierta preparación si desea que sea efectiva.

Preparación para la entrevista

La preparación de la entrevista es fundamental para lo cual hay que tomarse el tiempo necesario, tanto por parte del empleador como por parte del empleado. Todos deben pensar en los diferentes puntos de la evaluación y anotar sus sentimientos en la tabla de la entrevista. También es importante realizar este ejercicio con los resultados de años anteriores si el empleado tiene antigüedad, para poder valorar la evolución de esta última.

Debes anticiparte las clásicas preguntas como la de los sentimientos de tu empleado, sus expectativas en cuanto a desarrollo, pero puedes ir más allá. Por ejemplo, puedes preguntarle qué mejoraría en tu negocio, lo que también te permitirá progresar aunque a veces será difícil obtener sus opiniones reales.

Frente a cara: escucha recíproca

Luego llega el momento de la entrevista, ciertamente delicada pero a ser entendido como un tiempo de intercambios privilegiados. Se recuerda de antemano que la entrevista no es un monólogo largo sino una discusión donde todos deben poder escuchar y expresarse.

Para cada etapa de la entrevista, es recomendable que empiece el colaborador: él hace su propia introspectiva y entonces te será más fácil ponerte de acuerdo sobre las posibles fortalezas y áreas de mejora que él habrá identificado y que tú mismo has anotado, en lugar de tener que mencionarlas primero, lo que podría hacer que el empleado se retire y comprometa la calidad de la conversación.

Además, al final de cada nivel de la entrevista, resuma sus comentarios juntos. La entrevista no es un MCQ, por lo tanto se trata de desarrollar cada punto para conocer su verdadero significado.

La conclusión de la entrevista que no debe descuidarse

Antes de partir para regresar a sus respectivas misiones, es recomendable cerrar la entrevista con su empleado en buenos términos y en una nota positiva, como los objetivos para el próximo año y la tranquilidad de su empleado en su capacidad para alcanzarlos. ¡Inclúyelo en tus conclusiones!

Asimismo, puede ser necesario, a petición de una u otra de las partes, programar una entrevista intermedia. si lo considera útil, anótelo también, porque muchas veces sucede que este compromiso no se cumple por falta de tiempo.

Finalmente, todos deben firmar el documento de evaluación y marcharse. con su copia. Tenga en cuenta que debe tener en cuenta que la entrevista de evaluación es una oportunidad para impulsar la motivación de su empleado y no para reprocharle.

La balance que debe ser recíproco

Si su empleado va a hacer un balance de sus comentarios, ya sean más o menos positivos, el Igual va para usted. De hecho, es posible que tenga que lidiar con comentarios medianamente agradables de su colaborador, para lo cual tendrá que escuchar y analizar los sentimientos expresados ​​y, a veces, cuestionarse a sí mismo.

Además, incluso si la entrevista anual se vive en el momento presente, será conveniente alimentarla periódicamente: apoyarse de vez en cuando en la ficha personal de cada empleado para anotar sus apreciaciones sin esperar al Vencimiento.

¿Y la retribución?

La retribución es un tema crucial por lo que muchos directivos se preguntan cuándo es oportuno mencionarlo. Los expertos en RR.HH. coinciden en desvincularlo de la entrevista anual, porque siempre es difícil elogiar a un empleado por su trabajo pero decirle que no lo van a aumentar… Sin embargo, en la práctica, las empresas están acostumbradas a discutir negociaciones salariales durante la entrevista de evaluación.

La entrevista de evaluación anual sigue siendo opcional pero la profesional cada dos años es obligatoria.