nuevas-tecnologias-que-influyen-en-nuestra-forma-de-trabajar
Home » Gestión » Nuevas tecnologías que influyen en nuestra forma de trabajar

Nuevas tecnologías que influyen en nuestra forma de trabajar

Se ha convertido en un lugar común: los avances tecnológicos, que siguen una curva exponencial, están revolucionando el mundo actual y nuestras costumbres. Estas nuevas tecnologías nos sumergen en un mundo más rápido, más informado y más conectado. Evidentemente, nuestra forma de trabajar se ve afectada y se ha vuelto casi imposible prescindir de ella. Sin darnos cuenta, nuestra forma de trabajar se ha visto especialmente alterada en los últimos veinte años.

La tecnología ha revolucionado nuestros negocios

La tecnología, como la revolución industrial, reformuló la economía, la sociedad y el medio ambiente en el siglo XIX; ha transformado la apariencia de los espacios de trabajo, nuestras herramientas y el funcionamiento interno de las empresas. Concretamente, esto se traduce en el hecho de que cada vez vemos menos carpetas, clips y faxes. Podríamos dibujar un retrato típico del espacio de trabajo de nuestro tiempo: un espacio abierto de tamaño mediano, compuesto por “oficinas compartidas”, ocupadas ellas mismas por una miríada de computadoras (que tienden cada vez más a convertirse en portátiles) y teléfonos; todo conectado a una impresora centralizada y… una máquina de café. Para este último, esto no cambia. Esta composición, que parece lógica, familiar y duradera, es sin embargo reciente: hace años, las oficinas eran completamente diferentes; ellos también lo serán en 20 años. Y uno se pregunta qué tecnologías influirán en nuestra forma de trabajar…

Comunicación interna ampliada

La llegada de Internet ya ha transformado la forma en que nos comunicamos internamente. Dado que todos los equipos de un mismo grupo no están centralizados, las videoconferencias están floreciendo. Ahorran tiempo y dinero si se hacen bien. Más localmente, la tecnología sigue lo que el espacio abierto ya había traído en los años 80: una comunicación cada vez más rápida. Además, por supuesto, del habla, las empresas a menudo se equipan con una herramienta de mensajería instantánea (incluso intranets) que conecta computadoras y aligera los buzones de correo. El empleado ya no pierde tiempo viajando: envía documentos y transfiere correos electrónicos importantes a través de su buzón; Intercambia la información más simple a través de mensajería instantánea. Finalmente, con la democratización de la “Nube”, los empleados pueden tener acceso a la misma visual desde su puesto de trabajo e interactuar en tiempo real en ella. El tiempo ahorrado ya no se puede demostrar.

Desglose de la vida privada / vida “profesional”

Todas estas nuevas herramientas (Cloud, Skype, E-mail, Mensajería Instantánea, etc.), o las TIC (Tecnologías de la Información y la comunicación ) ya no son exclusivos del mundo profesional, y se encuentran -con el ordenador- en el domicilio del empleado. Esto puede llevar tanto al empleado como al gerente a trabajar en cualquier lugar y en cualquier momento, especialmente desde la crisis sanitaria. Esta accesibilidad tendería lógicamente a desdibujar el límite entre la vida profesional y la vida privada del trabajador. Un estudio del CEE (Centro de Estudios para el Empleo) matiza sin embargo esta anticipación: “ La mayoría de los equipamientos TIC de empresarios y empleados no refuerzan el nomadismo, al contrario tienden a fijar al trabajador en un solo lugar. Estas tecnologías tienden principalmente a conectar estaciones de trabajo o personas ubicadas a distancia entre sí”.

¿El fin de la “oficina”?