¡me-comprometo,-estoy-convencido!
Home » Personal » ¡Me comprometo, estoy convencido!

¡Me comprometo, estoy convencido!

El autor del proyecto es el único motor real detrás de su realización y éxito. El resto son los medios a implementar… medios humanos, materiales y económicos. Esto no debe subestimarse, pero nada se hará sin ti. ¡Eres el director, así que también podrías participar en la acción!

¡Los más convencidos deben ser ellos mismos!

    Todo encaja con naturalidad cuando crees en lo que somos capaces de llevar a cabo y que nos lancemos a la acción. Al final, podemos decir que si realmente quieres emprender, todo encajará de forma natural en un plazo definido si es que debe existir. El “¡demasiado largo-demasiado tarde / demasiado rápido-demasiado pronto!” son sólo sentimientos en los que debes tener confianza sin dejar de lado que es posible que tienda a querer permanecer en su zona de confort. Emprender sigue siendo ante todo una cuestión de decisión personal, la de lanzarse y asumir este riesgo.

    Si podemos tender a confiar en los demás, debe mantener el control a bordo, es es ante todo una decisión que parte de ti, desde la primera presentación del producto o servicio a un cliente hasta su creación o incluso su desarrollo. ¿Sientes que te convence tu idea? ¿Convencido como prueba? Convencidos de tener LA IDEA, la que debe existir, la que sabrá tomar y tener su lugar, ¡como una persona en la vida! Hazlo crecer, hazlo evolucionar, pruébate, atrévete, aplícate, habla, ¡muévete! ¡Como un padre que lo acompañará hasta la madurez!

    Creer en uno mismo no es estar solo

Creer en ti mismo significa conocer tus capacidades, saber motivarte y remotivarte, saber estar lúcido y permitirte quedar un poco loco por emprender. ¡Es ser un experto en obtener la información correcta, saber cotejarla, juntarla y ponerla en práctica!

Pero creer en ti mismo no significa “hazlo todo, solo”! También significa saber rodearse… de gente Real, con roles bien definidos, como en la preparación de una película:

  • los actores principales,
  • los papeles secundarios (que tienen todos sus importancia!),
  • y otros que se harán eco de tu reto, ingenio, perseverancia, inteligencia, tu fuerza para apurarlo todo ¡para llegar allí (sin derribar a los que te rodean, especialmente al que es precioso para nosotros)!
  • Aprender y escuchar

    Emprender es aceptar, siempre con vistas a ofrecer el mejor producto o servicio, críticas o comentarios (para personas susceptibles a la palabra crítica) ¡siempre que sean constructivos! Tendrás que aprender a sortear las críticas (¡como tus residuos!), las personas que te rodean, los compañeros que viajarán contigo y los benefactores, ¡hay algunos! Sí, gente totalmente desinteresada que te puede aportar mucho porque, sin saberlo, tú también las aportas… ¡en terrenos a veces insospechados!

    ¡Tú eres la idea del emprendimiento!

      Tu idea comercial debe ser el eslabón perdido en un sistema, por supuesto. Pero al principio, la idea: ¡eres tú! ¡Me comprometo luego existo! Entonces la idea somos nosotros, con los que harás todo lo posible para que sea una realidad. ¡Finalmente, la idea ya no existe, se ha convertido! ¡Ella vuela para ser el objeto, el servicio de todos aquellos que tienen la necesidad, el deseo!

      Finalmente, convencido no significa terco. Si está convencido después de probar que su proyecto satisface una necesidad existente o nueva, hágalo. Por otro lado, si tu material y pruebas de usuario no despiertan interés, cuestiona el producto o servicio, ¡rediseñalo o detente!

      posible para todos, solo tú mismo, debes estar convencido !

  • Similar Posts

    Leave a Reply

    Your email address will not be published.