gerente:-sea-transparente,-pero-hasta
Home » Gestión » Gerente: sea transparente, pero hasta

Gerente: sea transparente, pero hasta

Entre despidos, tomas de control, cambios y cierres de sitios, no siempre es fácil mantener la calma dentro de la empresa. Mientras unos entran en pánico ante cada mala noticia, otros tratan de calmar las cosas ¿Cómo hacer llegar el mensaje, sin desinformar? Gerentes, es importante ser transparentes, pero ¿hasta dónde?

Mantente vago, si no sabes lo suficiente

¡Eso es todo! Es hora de anunciarles a sus empleados que la caja se mudará muy pronto. “Vamos a 150 km de aquí”. Esta información se considera demasiado imprecisa la mayor parte del tiempo, incluso si tu intención es enviar el mensaje de que no vas al otro lado del planeta. No siempre es fácil anunciar este tipo de noticias, porque la mayoría de las veces lleva a decenas de preguntas a la vez.

Si no sabes lo suficiente, es mejor permanecer vago en caso de que sea absolutamente necesario que respondas. No se trata de dar información por dar información porque rápidamente te convertirás en el que transmite la información errónea. No dudes en decir en este caso que aún no tienes la información pero que la darás rápido. Siendo amable y participando en discusiones informales sobre el tema, logrará ganar credibilidad. Sobre todo, evita suscitar dudas y humor cáustico como: “¡Ya está! Y ya he renunciado”.

Decir la verdad si nada está realmente decidido

¡Siempre dice la verdad! De hecho, si no se ha decidido nada, prefiera decírselo a sus empleados. Por ejemplo, si un proyecto está en estudio en este momento, explícale que solo será en dos o tres meses que la empresa estará arreglada. Se trata entonces de dar un tiempo “relativamente” preciso en el que tendrán su respuesta, especificando que nadie lo sabrá antes y que ellos, por supuesto, serán los primeros informados.

No dudes en plantear situaciones antiguas si alguno insiste. “Dicho esto, el año pasado lanzamos un proyecto más o menos parecido y no funcionó”. Cuando no se ha decidido nada, es importante mantener en suspenso a los empleados sin revelarles los elementos del expediente. Como gerente, puedes decirles: “todavía no se ha tomado ninguna decisión, pero te mantendré informado a medida que suceda” . Nunca garantices algo sin estar seguro porque tu credibilidad se verá seriamente afectada.

El caso de las malas noticias

La misión es difícil sobre todo cuando se trata del gerente que tiene que anunciar malas noticias. En el caso de una despedida, recuerda jugar la carta de la franquicia porque de nada sirve alargar el suspenso si no es porque tienes previsto ver a cada persona individualmente, lo que no evitará el ruido del pasillo. Trate de tranquilizar a aquellos que no están preocupados al mismo tiempo. ¡Tarea muy difícil, pero sin embargo posible!

En otros casos, puedes intentar aliviar las tensiones, diciendo: “sí, son malas noticias, pero nos empujará a cuestionarnos ya ser más eficientes, con nuevas ideas”. La clave es aliviar las tensiones a todos los niveles y potenciar la parte positiva del mensaje. Si no lo hay, tómate unos minutos y piénsalo. Siempre hay una solución y siempre una forma de ser transparente teniendo tacto.

Lo entenderás, la transparencia puede ser una aliada siempre que vaya acompañada de un mínimo de tacto. Dado que no siempre es fácil transmitir un mensaje entre rumores y noticias de rápido movimiento, el gerente debe ser firme en todo momento. Lo mejor es ser honesto y franco, sin despertar dudas y sospechas.

150