el-precio-justo-para-tus-productos-o-servicios
Home » Rebaja » El precio justo para tus productos o servicios

El precio justo para tus productos o servicios

Ya sea que se trate de bienes de consumo o de servicios, a menudo escuchamos a los empresarios titubear con respecto al precio de su oferta o incluso decirse a sí mismos que todo se trata de vender más barato, olvidando para tener en cuenta el margen. Determinar una buena política de precios para sus productos o servicios significa encontrar la que se adapte tanto a lo que está vendiendo como a quienes se lo está vendiendo. Analicemos juntos el aspecto de la estrategia de precios de su modelo de negocio. Es un tema real de estrategia global del que podríamos hablar durante horas. Pero descubre las claves del éxito en menos de 5 minutos.

1/ Investigación de mercado primero

En primer lugar, piense en su investigación de mercado y sea lo más claro posible acerca de lo que estan vendiendo. Sobre todo, debes saber a quién se lo estás vendiendo y exactamente cuánto están dispuestos a invertir tus clientes por tu servicio/producto. Si tienes dudas sobre este punto, realiza un pequeño estudio cualitativo que te ayudará a determinar el precio psicológico de tu target. Obviamente, no vamos a abordar una estrategia de precios de la misma manera si nos dirigimos al “mercado masivo” o si nos dirigimos a una clientela exigente y elitista. El estudio no lo es todo, recuerda que tu target no necesariamente es consciente de cuánto debe pagar por su oferta y que en ocasiones tendrás que confrontarlo con el mercado y adaptarlo según la respuesta.

2/ Nunca miramos un producto solo, aislado.

Siempre lo miramos en un sistema. Primero, el interno a su oferta. ¿Es un líder de pérdida, destinado a llevar a sus clientes a ofertas más sofisticadas o es su producto premium, lo mejor de lo que tiene para ofrecer? El precio de un producto es siempre parte de una lógica de rango. Puede tener una función específica y utilizarse para impulsar la venta de otros productos. Muchas empresas traen a su cliente por una razón y lo hacen irse con otros productos, con un margen alto, por ejemplo.

También hay que mirar el posicionamiento de su empresa en su mercado ¿Te posicionas como Uniqlo y haces grandes volúmenes con precios muy bajos o te posicionas como Saint Laurent con precios más altos y muchos menos clientes? En cualquier caso, hay que elegir, porque precios muy bajos con pocos clientes no funcionan.

3 / Un precio es nunca “sólo” un precio.

Una compra siempre representa una inversión. Una inversión para acercarnos a lo que queremos ser y lo que queremos tener. ¿Y qué quieren tener sus clientes? Generalmente 4 cosas muy simples: más tiempo, más dinero, más amor y reconocimiento y más salud. Estas son las 4 principales motivaciones que nos empujan a comprar o adquirir cosas, aunque también podemos mencionar la comodidad o la seguridad.

Lo que debes lograr como vendedor es Convierta el valor de su propiedad en un beneficio de la vida real que gira en torno a las motivaciones de sus clientes. Te toca a ti preguntarte qué resultados dan tus productos y cómo puedes convertirlos en un beneficio de Trabajo, Dinero, Amor o Salud por ejemplo.

4/ ¡No tengas miedo de aumentar tus precios!

También puedes decidir ser más caro que el promedio del mercado o subir de categoría aumentando sus tarifas en el camino. La reacción de los empresarios entonces suele ser: “Está bien, pero si subo mis precios, nadie querrá trabajar conmigo porque no tendrán los medios, seré más caro que mis competidores, Perderé a todos mis clientes” . A menudo se sorprenden porque la buena noticia es que, por lo general, sucede exactamente lo contrario. Cuando subes tus precios, tienes más clientes que quieren comprar más. Por qué ? Porque la gente cree profundamente que obtendrá lo que pagó. A veces eso es cierto, pero no siempre. Pero el hecho es que la mayoría de la gente piensa que cuanto más pagan por algo, más valioso es. Es un atajo muy humano pensar que si le pones precio será de mejor calidad, quien dice calidad dice valor, quien dice valor dice deseo. Pero tenga cuidado, no duplique sus precios así de la noche a la mañana, sin explicación.

Sin embargo, aún es necesaria una explicación. Luego, generalmente debe justificar el valor que aporta y los beneficios que obtendrá su cliente. Si comprende lo que ganará y cómo su vida será mejor gracias a ti, a tus productos o a tus servicios, estará feliz de pagarte.

Al final, tu el precio solo debe ser consistente con su estrategia general y más barato no necesariamente significa mejor. A veces, un precio que quería bajo para ganar más clientes puede tener el efecto contrario y desacreditarlo a usted o a su marca.

Piense en una estrategia global, piense en el universo de la marca, piense en el precio en su sistema.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.