¿como-reconocer-a-un-gran-jefe?
Home » Gestión » ¿Cómo reconocer a un gran jefe?

¿Cómo reconocer a un gran jefe?

Señores empresarios, parece que ciertamente están sobrecargados de trabajo y responsabilidades, pero deben reconocer que también es para ustedes la oportunidad de demostrarle a sus manitas quién manda. sin el cual no serías nada. Si de verdad quieres ser considerado el gran jefe, no basta con que ejerzas tu profesión sino que adoptes una determinada actitud, una determinada forma de vida. Si aún no ha logrado destacarse, hemos seleccionado algunos consejos para usted… que no debe tomarse a la ligera. No, pero ¿quién es el jefe?!!

(Este artículo tiene vocación irónica, nota del editor)

El arte de apropiarse de las buenas ideas

En lugar de presentarte en conversaciones alrededor de la máquina de café o en debates en reuniones, deja que otros hablen. Una vez que hayas escuchado las ideas de todos, clasifícalas y entre las que creas que son buenas, selecciona la mejor después de estudiar la pregunta. Una vez analizada la idea elegida, sal de tu silencio saltando alegremente, “Eureka, acabo de tener una idea, me dirás cómo la evalúas” . Mantente modesto si desencadenas un aplauso atronador (puedes soñar…). Ser un líder empresarial también significa saber escuchar…

Una gran cantidad de objetivos para su encanto

Algunos no dudan en aprovechar su posición jerárquica para atraer el éxito con sus empleados. Como sabes, hay dos casos de “draga”. Primera opción y segunda opción. Donde los ejecutivos de las VSE se contentan con molestar a los aprendices, los jefes de las grandes empresas tienen la opción de utilizar el grupo de empleados que pululan en los pasillos de las instalaciones. Si eso no es suficiente, también puedes seducir a tus inversores, a tus clientes, etc… pero admite que no será por las mismas razones… ¡¿O si?!

Pisoteando las leyes de su país

Esta empresa con todas sus leyes, impuestos, sus travesuras dirigidas contra las corporaciones (y especialmente la tuya, ¿no?). Pero mientras gritas fuerte y claro, todas estas cargas que pesan sobre otros, ¡las haces un trabajo corto! Usted se ha armado desde el principio con una tropa de abogados para explicar al juez su concepción innovadora de la contabilidad, su práctica de gestión de recursos humanos, sin duda un poco brutal pero que ha demostrado ser eficaz, su mantenimiento de una cierta tradición de reventar las narices de la gente que te debe dinero y tu acoso a tus inversores por todos los canales de comunicación. ¡Y qué, no estás satisfecho y tienes la intención de hacerte oír! Y entonces ? No, pero ¿quién es el jefe?!!

Elimina a todos los que se interponen en tu camino

Si eres reconocido por tus colaboradores como el gran jefe, no deberías tener que demostrar tu poder. ¿Quién se atrevería a contradecirte? Nadie, por supuesto. Al mismo tiempo, se ha creado una reputación que, por supuesto, debe frenar a más de un manifestante. No finjas no entender… ¿No recuerdas tu último enfado? Las personas que trabajan (y trabajaron) para ti no se han olvidado. Cortar el dedo de uno de sus colaboradores que había omitido enviar un correo electrónico importante es memorable, ¡de todos modos! Sobre todo porque normalmente no te ensucias las manos y contratas a un profesional para que solucione tus problemas. Una cosa es cierta: en lugar de divertirte con el dedo de tu chivo expiatorio, hubieras hecho mejor en enviar el correo electrónico… que, de repente, no fue así.

Delegar sin escrúpulos

La vida de un emprendedor es particularmente ajetreada y la privacidad a veces se vuelve difícil de manejar . Usted es fundamental para el buen funcionamiento de su negocio mientras que sus empleados pueden realizar las tareas de una persona que está ausente. Comprar el pan, recoger el traje de la tintorería,… son tareas que no te puedes permitir. Afortunadamente, tus empleados están llenos de empatía y se entregan a ti en cuerpo y alma: uno de ellos siempre se ofrece a ayudarte. Sin embargo, siempre es con miedo en el vientre que lleva a cabo su misión por miedo a decepcionarte. Si trae una baguette recocida (y no moldeada, como le pediste), es él quien está cocinado. Seguro que no le vas a pegar un tiro en la cabeza por tan poco, pero uno de tus fieles colaboradores se encargará de reprenderlo para que se acuerde de sus errores. Pero tienes razón, no debes dejarte llevar o la laxitud se apoderará de ti. ¡No bromeamos con las tareas diarias! Pero un consejo, da preferencia al pan bien horneado…es más fácil de digerir.

Un momento de relax muy especial

Según rumores ancestrales, un vaso de whisky a las 14h del planta alta, esta n no es en absoluto un cliché sino toda la verdad… Y un porro de cannabis tampoco (¡sobre todo cuando apareces con los ojos reventados!). Si además fuma puros, la gente imaginará un mundo mágico lleno de empleados, dinero y poder. Eso sí, ojo, si quieres impresionar a la galería, tu cigarro debe ser necesariamente cubano, o incluso torcido por un jugador de bolos de manos musculosas, con tabaco cosechado por las manitas de niños explotados y desnutridos. ¿Por qué pensar en esas cosas en un momento que pretende ser una forma de relajarse? No tiene sentido cargar con toda la miseria del mundo sobre tus hombros, ya tienes bastante de qué preocuparte con tu negocio. Entonces, ¿por qué comprometerse con la calidad? Después de todo, si no fumas este cigarro, otro lo hará por ti y sin dudarlo…

Tener una caja de caviar para ti en la cantina

Raramente tienes tiempo para almorzar afuera así que tienes que conformarte con tomar un rápido almuerzo en la cantina. Sin embargo, no te estás descuidando a ti mismo. No se trata de probar los entrantes que se ofrecen… Prefieres probar tu caviar, incluida la caja que queda en la nevera (bajo precinto, por supuesto). Cuando comes estos lujosos huevos, tragas lentamente, como para hacer salivar a tus empleados. Obviamente, deja la caja en un lugar destacado, para alimentar los chismes de la pausa para el café (el topo que convenció al equipo le cuenta todo al respecto). Y si no va a la cantina, recibe comidas deliciosas y comparte con sus empleados no su comida sino sus deliciosos sabores. Básicamente, no está mal, ¿eh?!! Solo los estás animando a llevar el mismo estilo de vida que tú… ¡con la mitad del salario!

No te molestes con cosas inútiles

Con todos los empleados que trabajan para usted, es difícil saber el nombre de pila de todos. Además, cuando despide a alguien, siempre se sorprende al encontrarse por primera vez con una persona que ha trabajado para usted durante 15 años. Tu secretaria personal sigue bien, ya que hablas con ella varias veces al día. Pero para los demás… No piensas hacer un trombinoscopio para practicar. Así que encontraste una manera infalible, diste un pequeño nombre que atribuyes a cada uno de tus empleados como “poto” o “primo(a)”, etc. Al menos así no te equivocarás. Queda por ver si sus empleados aprecian este tipo de designación.

Sembrando problemas en la mente de sus empleados

Cuando sienta la necesidad, aproveche un momento de respiro para pasear por su empresa acompañado de su asistente (también puede compartir, c es más divertido!). Al pasar junto a los empleados, pareces absorto en un pensamiento. En realidad, te diviertes mirando con insistencia a determinados empleados, susurrando a tu ayudante (para que se oiga, claro): “Él, sí, ella también, ella no, él, no hay problema, etc. y terminas tu pequeño recorrido diciendo “para los demás, luego veo”. ¿Pero de qué estás hablando? ¿Promoción? Ciertamente no. ¿Despido? Puede ser. ¿Le gusta hacer pensar a sus empleados? Sin duda!

Mezclando placer y trabajo

Dado que pasas la mayor parte de tu vida en el trabajo, es difícil encontrar el tiempo para practicar un deporte con rigor. Y sabemos que el deporte forma parte de un estilo de vida saludable. Por lo tanto, ha decidido instalar una máquina de remo, una bicicleta estática y una mesa de ping-pong (en caso de que uno de sus empleados se retire a jugar con usted). Pues bien, la instalación de un auténtico “green” en tu oficina para mejorar tu putt en el golf… ¿era realmente imprescindible? ¡Me alegro de que no estés interesado en montar a caballo! Pero tienes razón, es importante saber relajarse en el trabajo.

15