¿como-ponerse-en-la-piel-de-un-emprendedor?
Home » Personal » ¿Cómo ponerse en la piel de un emprendedor?

¿Cómo ponerse en la piel de un emprendedor?

No somos ejecutivos de empresas natos. Para ponerse en el lugar de un líder empresarial, debe poseer algunas cualidades y desarrollar otras. Una breve reseña de las características a adquirir si deseas evolucionar con total tranquilidad en el mundo de los negocios.

Saber adaptarse

Un líder empresarial debe ante todo mostrar capacidad de adaptación a cualquier situación. Si los empleados a menudo evolucionan dentro de un marco definido, este no es el caso cuando uno se convierte en empresario ya que está lanzando una nueva actividad. Quien dice nueva actividad, necesariamente dice imprevisto porque no podrás preverlo todo. Como vas a tocar casi todo, tendrás que aprender mucho, y tanto como para decirte que se pondrá a prueba tu capacidad de adaptación. Esto es tanto más cierto cuando hay un problema que a menudo será responsable de resolver y para el cual deberá encontrar la solución adecuada lo más rápido posible.

Saber comunicar

Para liderar un equipo es fundamental saber comunicar . Debe tener en cuenta que el hecho de que haya comunicado la información no significa necesariamente que se haya entendido. Esto no solo se refiere a la relación con los empleados, sino también con los proveedores, los clientes o incluso cuando representa a la empresa, por ejemplo, en una conferencia. No puede sentarse en su oficina y deberá ser un buen oyente y desarrollar su capacidad de ser un orador para promover su negocio de manera efectiva. Cabe señalar que algunos se asocian solo para evitar esta tarea que les resulta particularmente dolorosa.

Mostrar una personalidad fuerte

Ser líder empresarial también significa tener una personalidad que se destaque. Algunos favorecen un comportamiento paternalista y autoritario mientras que otros tienden a acercarse a sus empleados. En cualquier caso, necesitas encontrar el equilibrio adecuado entre ser agradecido, dar valor a tus empleados y al mismo tiempo mantener tu credibilidad para asegurar que la empresa alcance sus objetivos. Como muchas veces eres el garante del buen ambiente en la empresa, muchas veces tendrás que dirimir conflictos y evitar otros. Por lo tanto, tendrás que ser sabio.

Sé pragmático

Para ponerse en la piel de un directivo, no es necesario realizar largos estudios. En primer lugar hay que saber analizar y sobre todo saber resolver situaciones problemáticas. Muchas personas se han hecho a sí mismas y manejan su negocio a la perfección. Para lograrlo, debes ser pragmático ya que debes asegurarte de que tu negocio funcione, que los pedidos se cumplan y definir todo un componente prioritario acorde a las necesidades del momento.

Atrévete a correr riesgos

Un líder empresarial debe demostrar valentía. No puedes evitar correr el riesgo. El solo hecho de dejar la fuerza laboral para convertirse en empresario representa una toma de riesgo. Como no lo sabes todo, tendrás que tomar decisiones unas veces de forma rápida y otras cuyos resultados solo tendrás después de haberlas lanzado. En otras palabras, a menudo toma riesgos y querer demasiado para limitarlo a veces conduce al fracaso. Por poner solo un ejemplo, una inversión insuficiente puede no producir resultados rápidamente, mientras que una inversión mayor podría provocar un efecto bola de nieve. Debes tener en cuenta que vas a tomar malas decisiones que solo serán realmente malas si no aprendes de ellas.

Demostrar tus conocimientos y habilidades

Imprescindible dominar diferentes áreas, al ejemplo de contabilidad, gestión de recursos humanos o indicadores de cuadro de mando. También es necesario tener una buena cultura jurídica. Sin embargo, para obtener estos conocimientos, los cursos y la formación no son imprescindibles. Esto se puede aprender a medida que acumulas experiencia.

Además de sus habilidades para evitar parecer alguien que da órdenes sin actuar, también necesitas demostrar tu saber hacer, especialmente cuando se trata de capacidad de negociación y evaluación de términos. Tienes el deber de dar ejemplo y tus equipos te respetarán más si demuestras que eres competente.

Tener buen juicio

No basta con saber comunicarse con los demás, hay que saber evalúa correctamente las situaciones a las que se enfrenta y, a menudo, va más allá de las apariencias. Esta capacidad de juzgar suele ir acompañada de la capacidad de saber comunicarse. Sigue siendo fundamental analizar bien el contexto, por supuesto, pero también elegir el momento adecuado y tener el tono adecuado y el mensaje adecuado a transmitir para llegar a tu target de forma positiva. Esta cualidad es necesaria para garantizar la negociación, elegir empleados, gestionar conflictos y dinamizar puestos clave de la empresa. También es necesario para tomar ciertas decisiones.

Similar Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.